Bioseguridad

¿ESTÁ LISTO SU LUGAR DE TRABAJO PARA EL PRÓXIMO BROTE DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS?

Sep. 22 2020

Desde el Ébola y el Zika hasta el H1N1 y el COVID-19, el mundo ha sido testigo de varios brotes de enfermedades infecciosas durante la última década. De hecho, un estudio histórico 1 mostró que el número de enfermedades infecciosas emergentes ha crecido de manera constante durante los últimos 60 años, lo que ha supuesto una carga significativa para las economías mundiales y la salud pública.

Según la Organización Mundial de la Salud, las causas de este patrón alarmante 2  son numerosas: una economía globalizada, una rápida urbanización, un crecimiento demográfico sin precedentes, el cambio climático, nuestro modo de vida y los viajes aéreos, entre otros. Como resultado, el mundo tendrá que prepararse cada vez más para cuando ocurra el próximo brote.

LA CRECIENTE PREOCUPACIÓN POR EL RIESGO DE EXPOSICIÓN

Hoy, la actual pandemia de COVID-19 ha hecho que las empresas y los empleados sean muy conscientes del riesgo asociado con un brote de enfermedades infecciosas en el lugar de trabajo. Para las empresas, este riesgo no solo afecta la continuidad del negocio, sino también la reputación y el bienestar de los empleados. De hecho, casi uno de cada dos (41%) trabajadores dijeron que tienen miedo de volver a trabajar debido al riesgo de exposición, según una encuesta reciente 3 .

Son estadísticas como estas las que demuestran que la percepción de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo ha evolucionado enormemente. Los empleadores ahora tienen la responsabilidad adicional de garantizar que sus empleados puedan realizar su trabajo de manera segura incluso durante una pandemia. Los gobiernos han promulgado leyes para obligar a los empleadores a tomar las medidas preventivas necesarias para proteger a su fuerza laboral y, en algunos países, los empleadores pueden ser considerados penalmente responsables por problemas sanitarios en el lugar de trabajo. En este contexto, es aún más importante para ellos demostrar que han tomado todas las medidas razonables para proteger la salud de sus empleados.   

RIESGO DE BIOSEGURIDAD: LA NUEVA "NORMALIDAD" EN EL LUGAR DE TRABAJO ACTUAL 

Ante esta nueva realidad, las empresas ahora necesitan un marco que les ayude a gestionar mejor el riesgo de infección en el lugar de trabajo. Poner en marcha un sistema de gestión que se centre específicamente en la bioseguridad es un paso en la dirección correcta.

Certificación de bioseguridad de Bureau Veritas El esquema se basa en un estándar de sistema de manejo de enfermedades infecciosas que requiere una política, implementación de controles de mejores prácticas y protocolos sanitarios para cumplir con los requisitos y recomendaciones regulatorias y minimizar el riesgo de contaminación durante un brote. La certificación de bioseguridad garantiza que las empresas hayan determinado los recursos, las competencias de los empleados y las medidas de protección más eficaces necesarias para garantizar el cumplimiento. Estas medidas siguen una jerarquía de controles, familiar para quienes tienen sistemas de gestión de seguridad y salud: controles de ingeniería y administrativos, que se enfocan en aislar a las personas y reducir la exposición a los peligros (es decir, filtros de aire, barreras físicas, teletrabajo, etc.). También pueden incluir prácticas laborales seguras que reduzcan la frecuencia y la exposición a peligros,

La bioseguridad es un tema muy complejo. Un brote puede ocurrir en cualquier momento en el lugar de trabajo y, si bien los protocolos predefinidos pueden mitigar sustancialmente el riesgo, su efectividad también depende de la conciencia y el comportamiento de los empleados.

Por eso, el enfoque del sistema de gestión proporciona una forma óptima para que las empresas gestionen el riesgo de brotes de enfermedades infecciosas. Ayuda a las empresas a controlar el riesgo, a mantener informados a sus empleados y la certificación de bioseguridad garantiza que el compromiso de la empresa con un entorno de trabajo seguro se dé a conocer al mundo exterior.